Cómo salir de la depresión en tres pasos

Cómo salir de la depresión en tres pasos.
Foto: CC0 Pixabay.

En este artículo veremos cómo se puede salir de la depresión siguiendo tres sencillos, aunque tal vez difíciles, pasos.

Comenzaré por señalar lo obvio: no soy doctor ni psicólogo, por lo que esto es una opinión y no un consejo médico. Se recomienda consultar a un médico antes de iniciar cualquier tipo de plan de ejercicio y no automedicarse.

He leído sobre la depresión porque este estado o enfermedad disminuye nuestro desempeño académico e intelectual, sin mencionar el daño a nuestras interrelaciones personales y sociales. Por ejemplo, la depresión afecta la memoria1.

Las causas de la depresión

En general se dice que la depresión es un imbalance químico del cerebro. Pero no es tan simple porque son en realidad millones de interacciones químicas las que suceden, que hasta el momento no es posible identificar una causa única.

Por ende, aunque dos personas presenten síntomas similares, no se puede tratar ni medicar a ambas de la misma forma.

Se ha encontrado que la amígdala, el tálamo y el hipocampo tienen un rol significativo1 sobre la depresión.

Causas2

  • Cambios hormonales: más comunes durante la adolescencia, menopausia,a andropausia.
  • Imbalance químico del cerebro: afectación de la amígdala, el tálamo y el hipocampo.
  • Herencia genética: podemos heredar la susceptibilidad a la depresión de nuestros familiares cercanos.
  • Traumas emocionales o estrés: traumas sufridos durante la niñez, pérdida de un ser querido, rompimiento de una relación, pérdida del trabajo.
  • Patrones negativos aprendidos: podemos aprender a sentirnos desamparados o inútiles de logro alguno y estos patrones negativos nos pueden conducir a la depresión.

Tipos de depresión3

Se consideran dos tipos de depresión:
  • Depresión mayor: se presenta cuando los síntomas son severos y nos impiden llevar una vida normal. Puede ocurrir sólo una vez en la vida de la persona, o pueden suceder varios episodios.
  • Desorden depresivo persistente: la persona sufre de depresión mayor, así como de otros síntomas menores de depresión, pero de forma recurrente y continua durante al menos dos años.

Síntomas de depresión

La lista de síntomas es extensa. En general, si observamos cualquier tipo de conducta que se salga de lo considerado normal, esta puede ser un síntoma de depresión si dicha conducta se repite de forma constante durante un tiempo. Por ejemplo:

  • Tristeza, desamparo, sentimiento de poca valía o de inutilidad, llorar, irritabilidad, fatiga, pérdida de interés, dificultad para dormir o dormir de más, comer de más o comer de menos, pensamientos autodestructivos, dificultad para pensar y tomar decisiones.

Otros síntomas de depresión pueden ser provocados por la depresión postparto, la depresión psicótica y el trastorno afectivo estacional (p. ej. durante la época de invierno, cumpleaños, aniversarios, fechas especiales).

Cómo salir de la depresión en tres pasos

Sin más preámbulo:

  1. Hacer ejercicio aeróbico.
  2. Ocuparse en algo.
  3. Dormir bien.

Ejercicio

Numerosos estudios demuestran (ver algunos en las referencias), que realizar ejercicio aeróbico es mejor o tiene el mismo efecto que las drogas antidepresivas.

Y sin los efectos secundarios.

Pero tiene que ser ejercicio aeróbico.

Ir al gimnasio no es suficiente porque es un ejercicio anaeróbico. Además, para aclarar, caminar no es ejercicio. Tampoco lo es jugar golf.

Necesitas que tu corazón bombee oxígeno durante un período prolongado de tiempo: trotar, jugar tenis o deportes de raqueta, jugar fútbol (balompié, no americano), jugar baloncesto, hacer aeróbicos, bailar salsa, andar en bicicleta y otras actividades similares.

Si no jadeas, no es ejercicio aeróbico.

El efecto secundario de hacer ejercicio aeróbico es que también te volverás más inteligente y tendrás un pensamiento más claro.

Una vez más, ir al gimnasio no te hará más inteligente.

Por lo tanto, esta debería ser su primera prioridad: hacer ejercicio aeróbico todos los días.

Ocuparnos

La segunda cosa que puede hacer es lo que los médicos llaman terapia ocupacional. La definición de esta terapia abarca muchas cosas, principalmente enfocadas a la rehabilitación física, pero en lo que a nosotros nos interesa es: conseguir algo qué hacer y ocuparnos en eso.

Por supuesto, ayuda si es algo que te interesa. Intenta aprender algo nuevo o persigue un pasatiempo que alguna vez quisiste hacer.

Podemos:

  • Juntarnos con amigos para realizar actividades. Hay que salir de casa, pero no ir a encerrarnos a otra.
  • Realizar algún pasatiempo o aprender algo nuevo. Puede ser desde algo intelectual a un deporte o algo manual como la carpintería o similares. De preferencia, algo que nos presente un cierto reto.
  • Viajar. Cambiar de aires y cambiar la rutina nos puede ser de ayuda para salir del estado en el que nos encontramos. Lo podemos combinar con algún pasatiempo, como aprender fotografía o aprender a surfear o velear, por ejemplo.

Dormir

Probablemente no sea fácil al principio si la depresión nos conduce al insomnio, pero el ejercicio aeróbico y el ocupar nuestra mente en algo nos ayudarán a dormir bien. El cerebro se repara durante el sueño y elimina las toxinas, de ahí la importancia en que durmamos bien.

Por supuesto, si estamos al otro extremo, durmiendo de más, podemos combatirlo con nuestro plan de ejercicio y el interés que pongamos en aprender algo nuevo. Nos dará una motivación para levantarnos de la cama.

La búsqueda de la felicidad conduce a la depresión

Existe un fetiche o presión publicitaria por forzarnos a buscar de forma constante ser felices. Pero esto no es más que una receta para caer en depresión, debido a que la felicidad es una emoción efímera.

Las redes sociales son depresivas porque vemos esos pequeños momentos de felicidad de otras personas, ciertos o falsificados, y creemos que también debemos ser felices todo el tiempo. Y nos deprimimos cuando nos damos cuenta de que no lo somos como ellos: no ando de viaje por Egipto, no me acaban de promover en mi trabajo, no me acabo de comprar un auto nuevo... ¡vaya!, ni siquiera estoy celebrando hoy mi cumpleaños.

Por ejemplo, tener un hijo nos hace felices. Pero es por un tiempo: comienzan a crecer y comienzan los problemas y preocupaciones. Y podemos pensar, mi hijo no es así. 

Qué suerte, porque sólo el 17% de los jóvenes se gradúan de la universidad. Si pensabas que son buenos padres, que trabajan mucho para darle la mejor educación, los mejores alimentos, y que serán muy felices viéndolo titularse, pues el joven tiene un 83% de probabilidades de no hacerlo y tiene un 18% de probabilidades de ni siquiera estudiar el bachillerato.

Y el problema de querer ser felices a toda costa se refleja en muchos otros aspectos de nuestras vidas: me voy a cambiar de trabajo porque en este no soy feliz (y al estar en el otro trabajo diremos lo mismo) o me voy a divorciar porque con esta persona no soy feliz.

Pensamiento positivo

De igual manera, el pensamiento positivo no te ayudará: las personas de más éxito no son aquellas que tienen pensamientos positivos, sino las que planean para lo peor, las que son pesimistas.

Por supuesto, existe toda una industria del pensamiento positivo, filosofías esotéricas, libros de autoayuda, que nos dicen que debemos tener pensamientos positivos para lograr ser felices o mejorar nuestra vida.

Nada más alejado de la verdad.

Y lo que sucede entonces es que si no te curas del cáncer, es porque no tuviste suficientes pensamientos positivos de que sí te podías curar, no importa que no hayas tomado tus medicinas ni que hayas faltado a la quimioterapia.

Si reprobaste el examen de admisión es porque no fuiste positivo en que lo podías pasar, no importa que no hayas estudiado lo suficiente ni que te hayas ido de fiesta la noche anterior para relajarte y ser feliz.

Entonces, es siempre tu culpa por no haber pensado de forma positiva. Y caes en la depresión.

En cambio, si tus pensamientos fuesen pesimistas, te preocuparías por hacer todos los ejercicios del libro, porque si no los haces todos, alguno que no hayas practicado vendrá en el examen y tal vez no sepas cómo resolverlo y vas a reprobar. Planeas para lo peor y actúas acorde.

Si pienso de manera pesimista, podría preocuparme de que ya no soy tan detallista con mi pareja, que sólo hablamos de problemas, que no nos hemos dado el tiempo para salir solos, que no hemos cumplido el sueño de viajar a tal lado. Y entonces me preocuparía que todo esto me lleve a una separación o a un divorcio.

Pero si soy optimista, diré que todo se arreglará por sí sólo pensando positivamente. Sólo tengo que pensarlo con fuerzas, creerlo de verdad y así será. Ajá.

Sólo imaginemos que la NASA hubiese querido llevar al ser humano a la luna con base al pensamiento positivo, en lugar de sentarse a visualizar, planear y diseñar contramedidas para las miles de cosas que podrían salir mal.

Nada resume de mejor manera la falacia del pensamiento positivo que la siguiente frase:

Esperar que la vida te trate bien porque eres una buena persona es como esperar que un tigre no te ataque porque eres vegetariano Bruce Lee.


Referencias:
3Depression and older adults
Brains Sweep Themselves Clean Of Toxins During Sleep
Wikipedia - Occupational therapy
Harvard Helath - Exercise is an all-natural treatment to fight depression
Is exercise a viable treatment for depression?
Six ways to stay busy to avoid sadness
Trying t be happy is making you miserable. And here is why.
Why being miserable is actually the secret to happiness
A Harvard psychologist explains why forcing positive thinking won’t make you happy
-~*~

Cómo salir de la depresión en tres pasos Cómo salir de la depresión en tres pasos Reviewed by Ed on 07 octubre Rating: 5
Con tecnología de Blogger.